Redes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 24 de febrero de 2015

Ringo: La ciudad del miedo



Un capítulo de la serie de western Ringo, del dibujante belga William Vance, preparado por Fran Solo a partir de los scans que he hecho de la revista Mampato.

Siempre me gustaron las historietas y películas del Oeste. Me imagino que a todos los que fuimos niños en la década del 70 y anteriores, tenemos incorporado en nuestro ADN cultural el gusto por las aventuras del viejo y salvaje Oeste americano. No sé si le pasará igual a los niños de los 80 y de ahí en adelante. Presumo que no, porque el género del western no es hoy lo que fue antes y porque tampoco hay las revistas de entonces.
Géneros como el de superhéroes, ciencia ficción, entre otros, siempre coexistieron con el del western. Sé que en la actualidad hay varias revistas que se siguen publicando en EEUU con historietas de este género pero me parece que no cuentan con sus ediciones similares en América Latina.
Además, el género del western tiene el inconveniente de no ser políticamente correcto en los términos de hoy. El primer episodio de Ringo es prueba de ello porque en él los indios son los malos, desalmados y traicioneros, y es el pistolero blanco, junto a los militares, los que desempeñan el rol de los buenos. Y eso hoy en día debe ser muy mal visto. La verdad es que ignoro cómo lo hará el género para convivir con las nuevas orientaciones normativas a ese respecto pero evidentemente que debe ser un problema para las historietas de western tradicional. Sabida es la historia de que el origen del nombre "Toro" que se le dio al amigo indio del Llanero Solitario fue una adaptación que permitiera salvar la incomodidad del nombre original en inglés: Tonto.

(Texto de Mayoneso)






jueves, 19 de febrero de 2015

"Western", de Rosinski y Van Hamme



Un error del pasado le dejó manco, pero se ha convertido en el mejor pistolero del oeste. Una historia de amor en pleno Far West que te ofrecen los autores de la mística serie Thorgal: Grzegorz Rosinski; Van Hamme.




lunes, 16 de febrero de 2015

Dos historias de Enki Bilal




Enki Bilal nació en 1951 en Belgrado, de madre checa y padre yugoslavo. Allí tuvo su primer contacto con el cine y la pintura: un mediometraje, "un West Side Story yugo-socialista de después de la guerra" (prefacio a l'Etat de Stocks), en el que interpreta a un pequeño pintor callejero.
En 1960 se trasladó con su familia a París para reencontrarse con su padre. Se instalaron en las afueras de la gran ciudad, lejos de las luces y los lujos, pero no de "la violencia urbana: los coches, el ruido, los transportes públicos, el alumbrado público nocturno. Para un niño, todo esto era profundamente impresionante."


En 1972 publicó su primera obra, Le Bol Maudit en la revista Pilote, como consecuencia de un concurso organizado por esta. Anteriormente había enviado muestras de su trabajo a René Goscinny quien, sin aceptarlas todavía, le animó a perseverar. En Pilote, Bilal entra en contacto con diversos artistas: Bretéchér, Druillet, Giraud, Mézières...
Sus primeros trabajos son pequeñas historias de ciencia-ficción, que le hicieron labrarse fama de imitador de Mœbius, así como ilustraciones para las páginas de actualidad de Pilote.



jueves, 12 de febrero de 2015

Blueberry: "El fantasma de las balas de oro"




El Teniente Blueberry (o simplemente Blueberry) es una serie francesa de historietas del oeste iniciada en 1963 por el guionista Jean-Michel Charlier y el dibujante Jean Giraud para la revista Pilote que narra las aventuras del teniente de caballería Mike Steve Donovan, alias "Blueberry". 


En 1861 Mike Donovan, hijo de un hacendado sudista de Georgia, es acusado de asesinar al padre de su prometida, Harriet Tucker. Perseguido por el auténtico asesino, un esclavo huido le ayuda a pasar a las líneas nordistas en el preciso momento de estallar la Guerra de Secesión. Adopta el nombre de Mike S. Blueberry y pasa a ser corneta del regimiento de caballería. Pendenciero, aficionado al juego, al alcohol y a las mujeres, es un militar íntegro, audaz y con sentido de la estrategia que asciende hasta ser nombrado teniente al final de la Guerra de Secesión.
Entre los personajes femeninos que aparecen en las aventuras de Blueberry, es una única mujer la que le obsesiona: la cabaretera conocida como Chihuahua Pearl (aunque también ha usado el nombre de Lilly Calloway).
Para el propio Jean Giraud, la serie ha sido muy importante, ya que, como él mismo afirma: "Con esta serie aprendí los mecanismos de la narración del cómic tradicional. Además, me ha permitido mantener una larga relación con el público, porque es un personaje muy conocido, y me ha dado la posibilidad de vivir de una manera agradable". Los libros que firmo como Moebius se venden mucho menos, aunque curiosamente son los que me han dado mayor reputación artística.




martes, 10 de febrero de 2015

Máximo Chambónez: ¡Fuerza de toro!



El nombre ya lo dice todo. Es el máximo, el más grande de los chambones. Chambón, según el diccionario significa: "persona de escasa habilidad o poco hábil en cualquier arte o facultad" y esta definición retrata de cuerpo entero a este personaje ingenuo, aunque de buenas intenciones, al cual nada le sale bien.



Máximo Chambónez fue creado por el genial Themistocles Lobos, (Themo Lobos, el padre de Mampato, Ogú, Alaraco y otros personajes inolvidables del cómic chileno). Las aventuras de Máximo han sido publicadas en diversos medios de comunicación tales como la revista Mampato durante la década del 70, el suplemento de historietas del diario La Tercera en el año 1980 y la revista Cucalón del propio Themo Lobos a comienzos de la década del 90.
Los cómics de Máximo Chambónez están ambientados en el ficticio pueblo de Piduquén, un pueblito del sur de Chile, tal vez inspirado en el río Piduco de la séptima región. Acompañan al personaje principal dos personajes secundarios de gran importancia: El abuelo de Máximo, un viejito pelado bueno para meter en líos a su nieto y el alcalde de Piduquén, un gordito chico, calvo y de bigotes, quien a menudo termina sufriendo las consecuencias de los accidentes provocados por Máximo.